Cargando...

La historia del manga peruano

¿Alguien recuerda el boletín Meganime del club Neo-V? En el año 1995 se repartió un único número  durante alguna de las "reuniones exclusivas" donde se emitían capítulos de anime (en japonés o -con suerte- en inglés) en la azotea de uno de los miembros.


Esa publicación es considerada el primer "doujinshi peruano", pues tenía dos hojas con parodias de series como Saint Seiya. 

José Luis del Castillo, dibujante y miembro de la editorial Perro Muerto Producciones, viene recopilando información histórica sobre el manga en el país. 

En este post haré un breve resumen de su investigación, pues José Luis nos sorprenderá pronto con un artículo detallado.

"Si bien Meganime marcó un inicio, Mangakan de Sugoi se convirtió en la primera revista que publicaba mangas peruanos", afirmó.

EL INICIO
El primer Mangakan fue publicado en 1997 y contaba con historias como Miau! de Carlos Méndez, Daigami de José Luis del Castillo y otros cinco títulos.

Ese mismo año se distribuyó el segundo número con otras obras como Anillo de Sor de Carlos Anglas. En el 2000 se detuvo el proyecto, pero siete años después se lanzó la edición número 20 con historias nuevas.

Para los fanáticos del hentai, Yada de Sugoi -que aún se vende en algunos kioskos- trajo doujinshis eróticos para los fanáticos de Dragon Ball y Ranma 1/2.

En 1998 nació Manga Express, que promocionaba Khan, el monje guerrero. La historia no tuvo continuación hasta el OtakuFest de Proyecto Otaku, en 2008.

En tanto, Sugoi publicó Tenkaichi con aportes de jóvenes que participaban en talleres de dibujo. Sin embargo, solo llegó a tener 12 números.

Algunas historias tenían muchas similitudes con animes populares. No obstante, también se publicaron historietas copiadas de autores japoneses. "Con Internet se difundieron los mangas japoneses. Algunos colocaron su nombre y cambiaron ilegalmente los diálogos de las páginas", advirtió.

Al año siguiente nacieron algunas revistas de manga en provincias como Mandrágora (actualmente Gólgota) en Ica. Luego también se comercializaron Oretachi en Pucallpa, Lmentos en Huancayo y otros títulos. 

"Después de la caída de Mangakan y Tenkaichi no hubo grandes publicaciones hasta el 2003, cuando una asociación religiosa lanzó Kaminoken", añadió. Desafortunadamente solo salieron dos números por falta de presupuesto.

En 2004 apareció Fan-Art con cuatro historias propias y se rediseñó dos años después con tres nuevos mangas. En el 2008, los trabajos comenzaron a ser publicados independientemente. Hasta la fecha puedes conseguir algunas ediciones en los kioskos y en el Centro Comercial Arenales.

OTRO BUEN MOMENTO
Funlizard y Dirty Time! (hentai) fueron publicados en el 2007. Al año siguiente, surgieron nuevas iniciativas. Para Del Castillo, el OtakuFest se convirtió en un gran evento para promocionar los mangas peruanos.

En 2008, el dibujante decide publicar el primer tomo de más de 200 páginas de Daigami, que se convirtió en el primer corto con estilo anime en 1999.

También se comenzó a republicar Khan, el monje guerrero; así como nuevos proyectos editoriales (Rewrite!!!, Torpes Monos, Anime World en Trujillo, Suggestion, Draw Impac de Club Manganime, y otros).

En 2009, Manya, Wanchot! y Eutanasia (gore) también comenzaron a difundir producción nacional. 



Desde el 2011, Perro Muerto Producciones publica cada tres meses nuevos capítulos de algunos de sus ocho mangas, así como la nueva revista Paradoja.  Ese año Daigami fue relanzado con mejores gráficos y el segundo número estará disponible este mes. 

Además, el autor de Anillo de Sor lanzó un compendio de más de 200 páginas con la trama completa. 
Por otro lado, los dibujantes y publicaciones tienen grandes dificultades para continuar sus proyectos. En su opinión, el gran problema es que la distribución es deficiente.  "No hay un mercado de lectores de manga en el país, recién se está formando a paso lento", concluyó.

¿Qué les parece?
  
manga en el Perú 7863773678043126988
Página principal item


PROGRAMA Cargando...

SONANDO Cargando ...

y Trasmitiendo

Suscríbete

Atento otaku